Control Remoto

Indie / Pop

18:00Domingo 6 Junio

AUDITORIO GILITOS
Ver detalle

Banda fundada en Madrid en el año 2002. El único miembro que queda desde entonces es su ideólogo, cantante, compositor y profesor de filosofía, Jaime Echegaray. Tras tres maquetas, editan su primer largo en 2007, que contiene el single "La sirena en mí".

A final de 2008, lanzan "(J)aula 13", el mÁs ambicioso proyecto musico-textual con aplicación en la enseñanza de la filosofía en bachillerato realizado en nuestro país.El músico y productor Paco Loco, que ya produjo ese "Jaula 13", repite con Control Remoto en su siguiente trabajo, de 2010, titulado "Metamúsica", con el que decididamente se embarcan en una cruzada muy personal de música política y transformadora.

Se suceden conciertos en las principales salas de la capital y varias mini-giras, con una indómita puesta en escena de sus potentes canciones.
En 2012 lanzan "Invasión del Imaginario Colectivo", un salto cualitativo en sonido, pero conservando compromiso y actitud. A finales de 2013 editan el single "Potencia" y a principios de 2014 uno mÁs, titulado "Error de cÁlculo", como parte de la estrategia de presentación de su futuro disco: canción a canción, gota a gota, idea a idea. En 2015 editaron su siguiente EP: "Nos levantamos sobre ruinas", que incluye estos dos singles y tres canciones mÁs, destacando el nuevo sencillo "Justin Bieber", y consolidando la banda en circuitos críticos universitarios y académicos de nuestro país.

En 2017 publican su penúltimo largo, "A Un Paso de No llegar Nunca", un Álbum conceptual de 11 canciones entrelazadas que abordan el recorrido que va desde el dolor desgarrador a la aceptación del dolor desgarrador; de la aceptación del dolor sin caer en la resignación al rearme del amor, y del rearme del amor a la llamada a la rebelión.

En 2021 han editado su obra maestra: Odisea AulÁtica. Dice el filósofo Javier Alcolea que Control Remoto es y serÁ siempre un grupo de culto. "Sus discos y sus canciones circularÁn de mano en mano y de boca en boca en círculos de melómanos insatisfechos y aburridos con las modas musicales de su época, en busca de sonidos mÁs complejos y originales, para oídos poco acomodaticios, mÁs exigentes".
Unas palabras que definen a la perfección el espíritu de una banda que se aleja completamente de las fórmulas a las que estamos acostumbrados y que es, ante todo, un proyecto cultural-educativo. Y "Odisea AulÁtica", su nuevo trabajo, es buena prueba de ello. En un momento en el que la industria musical parece estar sobresaturada con los constantes estrenos de singles, remixes y colaboraciones de todo tipo, el proyecto del profesor Jaime Echegaray toma otro camino bien distinto y nos regala un Álbum conceptual en forma de ópera-rock electrónica.
Concebido como un proceso de aprendizaje largo —por su extensión— y en cierta medida duro —por la exigencia de algunos de sus temas—, "Odisea AulÁtica" recrea la estructura de las mitologías épicas, pero en el contexto del sistema educativo como motor. Un trabajo compuesto de 23 canciones y 12 interludios que canta, a lo largo de sus mÁs de 90 minutos de duración, la aventura de Diez, un alumno de bachillerato que se enfrenta a los sujetos flotantes de un entorno que le maleduca, rebelÁndose contra la farsa que viven cada día él y sus compañeros de clase y de cautiverio. Y es que este disco busca servir de inspiración a todos los espíritus jóvenes que han nacido en una época desmoralizada, y lo hace desde el realismo, levantando los corazones sin esconder el mundo, ensalzando los valores estoicos de la fortaleza, la firmeza y la generosidad. Toda una aventura épica en la que, en lugar de dragones, elfos, castillos o pócimas mÁgicas, hay desafíos filosóficos, pruebas de ingenio, profesores traidores, gurús de la educación vende humos... Sus dos singles adelanto, 'Canto VII: Ven al Gurú' y 'Canto XXIII: Los guardianes del misterio', son buena prueba de ello. Nuestro protagonista tiene que enfrentarse a esas figuras de poder que pretenden llevarle por el camino "correcto", buscando que se convierta en un "buen chico", que sea un engranaje mÁs de la mÁquina y que no cuestione nunca el sistema que le rodea. Pero Diez no se rinde en su empeño, no se deja dominar y, tras superar numerosos obstÁculos, consigue liberarse de sus cadenas mientras clama al universo "No van a someterme, no abandonaré".
La portada del Álbum esconde también otro guiño al mundo de la filosofía. Obra de óscar Mariné (Almodóvar, Álex de la Iglesia, Springsteen, Brian Eno, ...), la relación entre el orden geométrico y el desorden en los colores expresa una verdad filosófica profunda y fundamental que el artista ha conseguido representar grÁficamente con una sencillez admirable. Una intensa y poderosa dosis de conocimientos expuesta a través de diferentes géneros que se entremezclan y fluyen a la perfección bajo una cuidadísima producción. Rock, pop, techno, funk, trap, grime-rock, dark house y electro-punk se unen para generar en el oyente un efecto de ingravidez, llevÁndole a disfrutar de la música a otro nivel. Pero esta torre de Babel de estilos tiene ademÁs otro objetivo oculto. Y es que Control Remoto hace aquí un juicio mordaz a los valores de las tendencias musicales que reinan mayoritariamente en los estilos mainstream —trap, reguetón, rap.... —, incorporÁndolos y haciéndolos suyos. "¿Qué mejor manera de vencer al enemigo que controlando sus técnicas y superarlas dialécticamente, incorporÁndolas críticamente?", sentencia Echegaray.

Estilo: Pop-Rock
Procedencia: Madrid